Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Riesgo de vertido en el Ártico

Tres formas de limpiar un vertido

Página - enero 27, 2015
Cuando se produce un accidente y se produce un vertido de hidrocarburos en un ambiente marino hay varias estrategias para la limpieza, aunque ninguna de ellas es 100% efectiva y algunas son, sin duda, peor que el propio vertido.

vertido de petróleo en el golfo de Mexico
Las tres estrategias
principales que se consideran en el informe de respuesta son: (1) Separación mecánica, (2) Quema, y (3) Dispersantes.

¿Por qué sería imposible limpiar un vertido de petróleo en el Ártico?

La recuperación mecánica, a veces conocido como "booming y skimming", implica el uso de barreras flotantes para contener el petróleo, que luego pueda ser recogido fuera de la superficie del agua y almacenarlo en tanques. Esta es probablemente la técnica de limpieza menos perjudicial para el medio ambiente, aunque en la mayoría de situaciones sólo puede aspirar una fracción del petróleo derramado. En el vertido de Deepwater Horizon, sólo el 3% del petróleo pudo extraerse.

La quema del petróleo derramado no es mucho más eficaz, ya que deja tras de sí un residuo que también debe ser retirado y almacenado. La quema incontrolada de hidrocarburos también libera partículas (u hollín) y otras sustancias peligrosas a la atmósfera (por no hablar de los gases de efecto invernadero). Lo que es más, el negro de carbón (un componente de hollín) es particularmente destructivo en el entorno ártico porque se ha demostrado que agrava el proceso de calentamiento mediante la reducción de la reflexión de la luz del sol de la nieve y el hielo.
salvemos el Ártico
El uso de dispersantes químicos son aún más destructivos, como por ejemplo el Corexit 9500, que fue utilizado en el Golfo. Los dispersantes pueden romper las manchas de petróleo en fragmentos más pequeños solubles en agua. Esto puede evitar que las manchas de petróleo lleguen a ecosistemas costeros frágiles pero a un precio muy alto. El uso de dispersantes, en realidad aumenta el daño a la vida del océano. Un estudio encontró un aumento de 52 veces en la toxicidad de petróleo en la vida marina cuando se mezcla con Corexit

Trabajar en un ambiente de condiciones adversas


La mayoría de las experiencias pasadas de vertidos de petróleo han ocurrido en aguas cálidas. Por ejemplo el Golfo de México fue el escenario de dos de los peores derrames de petróleo en la historia,
en 2010 el desastre de Deepwater Horizon  y en 1979 el vertido de Ixtoc I en aguas mexicanas. Sin embargo, el entorno del Mar de Chukchi es considerablemente más duro, y las condiciones árticas únicas hacen que los métodos tradicionales de limpieza, descritos anteriormente, sean difíciles o imposibles de llevar a cabo. El informe de respuesta mira registros históricos sobre la velocidad del viento, altura del oleaje, temperatura, sensación térmica, cobertura de visibilidad y hielo y hace estimaciones de la frecuencia con la que se podrían usar estas tecnologías en el Ártico.

Por ejemplo, los mares del Ártico a menudo tienen fuertes vientos y grandes olas, pero el informe concluye que los mejores controles de los petroleros comienzan a perder su efectividad con oleaje de 3 pies y dejan de funcionar por completo cuando las olas llegan a seis metros de altura. El clima frío puede hacer que sea difícil la aplicación de dispersantes de manchas de petróleo y la presencia de hielo reduce su eficacia y que los dispersantes dependen de las olas del mar para mezclar el petróleo con los productos químicos.

salvemos el ártico

Además, las tres técnicas requieren la presencia de personal en los buques de apoyo y en las aeronaves. Y si las condiciones son demasiado extremas, entonces las operaciones de control no se pueden llevar a cabo. Las bajas temperaturas y la sensación térmica severa puede hacer que sea peligroso para los equipos de respuesta trabajar en el exterior. Los fuertes vientos pueden crear problemas de formación de hielo que conducen a un mal funcionamiento del equipo, y que los aviones no puedan volar cuando la visibilidad sea baja. Por último, la presencia de hielo marino peligroso puede poner fin a todas las actividades de respuesta, como ya pasó en 2012 durante de las labores de perforación de Shell cuando un témpano de hielo del tamaño de Manhattan movió la plataforma fuera del sitio de perforación durante varios días.

Pie cuadro: Figura 1 del informe de Respuesta. Tácticas con más probabilidades de ser factible (con menos probabilidades de ser excluidas) por temporada, para el mar Chukchi.

Como muestra el informe, la técnica más eficaz de control es la aplicación de dispersantes desde un barco, e incluso con esta técnica, sólo será efectiva en torno al 82% del tiempo. Todas las otras técnicas tienen puntuaciones más bajas. Podemos esperar que la técnica de quema del petróleo derramado será ineficaz alrededor de 34% a 56% de las veces (dependiendo de si el petróleo se enciende desde un buque o de la aeronave), mientras que la recogida mecánica de aguas abiertas será ineficaz alrededor del 43% de las veces. En la figura de arriba, que se reproduce en el informe, se resumen las técnicas más efectivas.

Todo esto se suma a una grave "brecha de respuesta". Simplemente, no tenemos la tecnología para contener y limpiar un vertido de petróleo en el Ártico. En un informe de 2014 de The National Academies, también reconoció estas deficiencias y se formularon recomendaciones para la investigación científica y el monitoreo ambiental ampliado para mitigar los riesgos de un derrame de petróleo en el Ártico.

Categorías